¿Cómo elegir un cenador?

Ya sea que tengas un jardín pequeño, mediano o grande, Seguro que te vendrá bien tener un lugar donde guardar tanto herramientas de jardín como otros objetos† Puedes pensar que no combina en nada con tu hogar, pero lo cierto es que hay tantos modelos en el mercado que es muy difícil que no te gusten. Y si no te gusta la fachada, siempre tienes la opción de colocar flores y otras plantas a su alrededor, como si fuera una casa escondida.

¿Quieres saber cómo elegir casetas de jardín? No te pierdas este artículo.

cobertizo en un jardín

Para elegir la caseta de jardín correctamente, lo primero que debes saber es lo que se dará el beneficio? (trastero, casita, garaje), ya que en función de ellos conviene optar por unos modelos u otros. Por ejemplo, si quieres una casa pequeña para tus ratos de ocio, una casa como la de la imagen de arriba, con una puerta más estrecha, ventanas y una fachada muy decorativa, puede valer la pena.

Una vez que sabemos qué uso le vamos a dar, tendremos que elegir el tamaño!† Para ello, primero debemos delimitar con una cuerda la zona exterior donde estará la cabaña, y calcular los metros cuadrados que habrá.

  • Hasta 4 m2: Es apropiado para guardar sillas de jardín, pequeñas herramientas o utilizar como caseta para animales.
  • Hasta 10 m2: Adecuado para almacenar herramientas y máquinas de jardín, como el cortacésped.
  • Hasta 16 m2: adecuado para guardar muebles de jardín, carretillas, tractores, desbrozadoras, motocultores…
  • Hasta 40 m2– Se puede utilizar como habitación de invitados o garaje.
  • infancia: destinado al ocio de los más pequeños de la casa.

cobertizo de jardín

Ahora veamos el material. Las casetas de jardín se pueden construir en:

  • Madera: con o sin suelo. Distinguimos dos tipos:
    • Tratado: Tiene un color verdoso y es resistente a la humedad. Se puede amueblar directamente.
    • Sin tratar: Antes de montarlo, debe barnizar o soldar todas las piezas individualmente para protegerlo del moho, la humedad y los insectos xilófagos.
  • metal galvanizado: resistentes a los golpes y a la corrosión, también se pueden lavar con manguera. Pero no contienen tierra y no pueden soportar el aire salado o los vientos fuertes.
  • Resina: Son los más recomendados ya que son de fácil montaje y muy resistentes tanto al aire salado como a la luz solar. Muchos de ellos contienen tierra.

Y si necesitamos aún más espacio, podemos optar por poner un porche.

¿Ya sabes qué tipo de stand vas a elegir?

Gracias por leer bosquevirgen.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario