Tratamiento de la enfermedad del árbol de magnolia: resolución de enfermedades comunes de magnolia

Hay algo tan atractivo en una gran magnolia con hojas cerosas plantadas en el centro de un jardín delantero. Susurran suavemente «hay té helado en el porche si te quedas un rato». Y si bien puede contar con que las magnolias son casi indestructibles, tienen algunas enfermedades dignas de mención. Siga leyendo para aprender cómo mantener su árbol con el mejor aspecto.

Enfermedades del árbol de magnolia

La majestuosa y antigua magnolia es un árbol amado por personas de todo el mundo, no solo por los nativos del sur de los Estados Unidos. Las magnolias son tan duras que muchos propietarios de árboles nunca notarán ningún problema real durante la vida de su árbol, pero cuando se identifica un árbol de magnolia enfermo, el culpable puede ser grave. Hay varias enfermedades comunes de la magnolia que debe tener en cuenta, incluso si tiene la suerte de no tener que hacer nada con esa información.

En general, las enfermedades de los árboles de magnolia no son graves ni comunes, pero vale la pena mencionar algunas para que pueda actuar adecuadamente. El tratamiento de la enfermedad del árbol de magnolia siempre depende tanto de la edad del árbol como de la gravedad de los síntomas. Dado que estos árboles varían mucho en tamaño y forma, use su máxima discreción cuando se enfrente a condiciones más severas. Aquí hay algunas condiciones notables para los propietarios de magnolias:

  • Mancha foliar de algas. Cuando sus hojas de magnolia desarrollan áreas aterciopeladas de color marrón rojizo con estructuras similares a pelos en la parte inferior, probablemente se trate de manchas de algas en las hojas. La buena noticia es que, por muy malo que parezca, no es una afección grave. A menos que su árbol esté destinado a ser una obra maestra, no hay necesidad de tratar esta infección. En su lugar, apoye a su árbol con el riego y la alimentación adecuados. Si debe tratarlo, use un fungicida y asegúrese de eliminar todas las manchas de algas a la vez.
  • Manchas foliares fúngicas. Otra condición que es mucho más ladrar que morder, la mancha foliar fúngica puede presentarse en una variedad de formas, tamaños y colores en la magnolia. Si solo están en la superficie o son iguales en ambos lados de las hojas, es una apuesta bastante segura que puedes dejarlos solos. Limpie las hojas muertas u otros restos de plantas alrededor de la base de las magnolias jóvenes para minimizar el riesgo de contracción de estos lugares y continúe cuidando bien su árbol para obtener mejores resultados.
  • Cáncer. Estas infecciones provocan el anillado de ramas y pueden representar un peligro para un árbol grande. Si nota que una rama muere repentinamente mientras todo lo demás está bien, es hora de podarla y buscar más áreas donde la corteza se esté pelando o formando nudos inusuales. Podar el cáncer, además de unas pocas pulgadas (2,5 a 5 cm) de tejido sano, es la única manera de prevenir la enfermedad cancerosa.
  • podredumbre de la madera. Es posible que la frase «cirugía de árboles» no esté en su vocabulario, pero la podredumbre de la madera es una condición que puede justificarla. Dependiendo de si la podredumbre de la madera está en su árbol o alrededor de la base en el exterior, puede salvarse de la pudrición de la madera si la enfermedad se detecta a tiempo. Notará signos débiles como partes marchitas de la copa del árbol o áreas que supuran en la corteza. Póngase en contacto con un arbolista para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Gracias por leer bosquevirgen.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario