Uso de la jardinería como meditación: aprenda más sobre la meditación mientras trabaja en el jardín

La jardinería es un momento de paz, relajación y tranquilidad. A nivel de base, puede brindarnos el tiempo de tranquilidad que necesitamos en un mundo lleno de tecnología y horarios exigentes. Sin embargo, ¿se puede usar la jardinería para la meditación? Si bien la respuesta a esta pregunta puede variar de persona a persona, muchos están de acuerdo en que la jardinería meditativa puede ser una experiencia bastante esclarecedora. Meditar mientras se trabaja en el jardín permite a los cultivadores explorar el suelo y su ser interior.

Sobre la jardinería meditativa

La meditación puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Las definiciones comunes incluyen atención plena, curiosidad e intuición. La jardinería como meditación puede ser tanto intencional como no intencional. Además, la realización diaria de tareas de crecimiento puede prestarse naturalmente al desarrollo de una conexión más estrecha con la tierra y la naturaleza.

El proceso de cuidar un jardín requiere paciencia y dedicación. A medida que crecen las plantas, los jardineros aprenden cómo cuidarlas mejor. Estos atributos también son esenciales en la jardinería meditativa, donde los cultivadores prestan atención deliberadamente al significado metafórico del jardín, así como a los métodos de cultivo utilizados.

Meditar mientras se trabaja en el jardín es ideal por muchas razones. En particular, los espacios del jardín pueden ser bastante serenos. Estar afuera en la naturaleza puede ayudarnos a estar más conectados a tierra. Esto a menudo hace que nuestra mente se vuelva más tranquila. Una mente tranquila es la clave para establecer un estado de flujo en el que puedas pensar libremente. Durante este tiempo, quienes meditan pueden sentir la necesidad de hacer preguntas, orar, repetir mantras o alguna otra técnica favorita.

La jardinería meditativa va mucho más allá del cultivo del suelo. Desde la semilla hasta la cosecha, los productores pueden comprender mejor cada etapa de la vida y su importancia. Al hacer nuestras tareas de jardinería sin ser molestados, podemos explorar mejor nuestros propios pensamientos y emociones en un nivel más profundo. Esta autorreflexión nos ayuda a medida que tratamos de reconocer nuestras propias deficiencias y la necesidad de mejorar.

Para muchos de nosotros, la jardinería meditativa es la mejor manera de aprender sobre el aprecio y la gratitud por nuestro medio ambiente y los demás».

Gracias por leer bosquevirgen.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario